Fell

Origen:

El Fell habita en Inglaterra, en los montes Peninos del oeste y en las montañas de Cumbria en el norte. Sus antepasados fueron el poni escocés de Galloway y el Frisón holandés. Se emplearon para el transporte de plomo desde las minas hasta los muelles de Tyneside. También fueron populares para la conducción de ganado y para tareas agrícolas, así como en tiro de carros, monta y deportes como las carreras de trotones. El trabajo realizado por la Sociedad de Ponis Fell ha convertido a esta raza en una de las más puras de esta zona de Gran Bretaña. El número de ejemplares está creciendo, ya que se trata de un animal completo y apto para cualquier tarea.

Aspecto:

La cabeza es pequeña, con frente amplia y orejas bien formadas, las espaldas son amplias y descendentes, el dorso y los posteriores son robustos. Sus extremidades son fuertes a pesar de ser cortas y los cascos son redondeados y abiertos. Tiene mucho pelaje, y tanto la crin como la cola san largas y espesas.

 Alzada:

  • Hasta 1,42 metros.

 Capa:

  • La más frecuente es la de tono castaño oscuro, aunque también se dan los castaños claros o tordos. Pueden presentar pequeñas marcas blancas.

 Características:

  • Son fuertes y enérgicos y, debido a que su tierra de origen es muy montañosa, poseen unos cascos firmes. En la actualidad son populares para el turismo ecuestre, la silla y los enganches, algunos ejemplares se utilizan también para la caza. Los fell se exportan a todo el mundo para mejorar otras razas nativas.

 

Todocaballos.com